sábado, 5 de octubre de 2013

COLITA DE PATO (Desde el corazón de Prim) IV



    El panadero es un hombre mayor al que le gustan mucho los quesitos de Lady. Siempre me sonríe y me trata con amabilidad. Me da una buena cantidad de pan a cambio de los quesitos y en ocasiones me regala alguna galleta. Nos saluda amablemente pero se nota que se siente incómodo por la situación --¿No les molestaría si… saludo a Katniss…-- dice vacilante, --deseo darle algo—agrega mostrándonos un paquete de lo que parecen ser galletas. Mamá asiente y Gale y Madge le hacen un gesto de cortesía para que entre él.   

   
   Al rato sale. Nadie dice nada, yo sigo abrazada a mi mamá. El panadero nos saluda para despedirse, pero en un momento se pone frente mío, coloca sus manos en mis hombros y me mira fijamente: --Espero tus quesitos cuando los tengas--, me dice de una manera como si le costara pronunciar las palabras.

       Muevo la cabeza afirmativamente. Entiendo perfectamente lo que quiere decirme ese buen hombre, los quesos son lo menos importantes pero es su manera de darme su apoyo, de hacerme saber que podemos contar con él. A veces no me explico bien porque la gente suele tener como vergüenza de mostrarse muy bondadosos.

       Entra Madge un momento. Luego Gale. Cuando se está yendo siento que Katniss le grita algo y Gale le responde –¡No lo permitiré! ¡No lo permitiré! Recuerda que te…-- un sollozo lo interrumpe en ese momento. Me imagino que Katniss le habrá pedido que nos cuide. Gale se recompone rápidamente y nos aprestamos a dejar ese horrible lugar.

       Nos vamos lentamente. Madge nos acompaña un trecho hasta que dice –debo volver a mi casa--. Le da un beso a mi mama, me abraza y  luego mirando a Gale le dice –Por favor, avísame cualquier cosa que necesiten, yo…-- Gale le pone una mano en el hombro , la mira y le dice: --Gracias Madge, cuenta con ello—

     Llegamos a mi casa casi sin hablar. Gale se queda un rato con nosotras. Antes de retirarse nos dice:--No tienen que preocuparse por lo que necesiten. Con Katniss hicimos un trato. Ella…-- vacila un momento –ella va a volver con nosotros—dice antes de desaparecer por la puerta.      Mamá y yo quedamos sentadas en la cama, abrazadas pero sin llorar, mientras Buttercup pasa una y otra vez entre nuestras piernas, o se sube a la cama y se acurruca junto a mí. Al rato mama prepara la mesa. Nos sentamos en silencio.

--Prometimos a Katniss ser fuertes, y eso vamos a hacer—dice mamá. En un momento cierra los ojos y sé que le está hablando a ella –Voy a luchar, hija no voy a rendirme esta vez—      

 
    Comemos algo. El estofado con los peces que Katniss trajo, con el pan que nos trajo Katniss, con algunas fresas que nos trajo Katniss… veo las monedas que Katniss dejo bien visibles para que no tuviéramos dificultades en encontrarlas… si llegaba a pasar lo que pasó. Katniss, siempre Katniss…. En un momento  me siento asustada de pensar en cómo nos vamos a arreglar sin ella y al instante una pena profunda me invade el alma al imaginar cómo la estará pasando ella, en lo que le puede esperar,… por salvarme, por salvarme  a mí que me preocupaba que vamos a comer mañana o pasado… Cierro los ojos para recordar la sensación del último abrazo que me dio Katniss antes de despedirnos. Por un momento creo que si abro los ojos veré que ella está aquí con nosotros.

        Cuando anochece mamá enciende el viejo televisor. Por un momento no quiero ver nada, pero me doy cuenta que voy a ver a Katniss y eso me anima. Empiezan a pasar las elecciones de tributos en los diferentes distritos a lo que no hago mucho caso hasta que siento que alguno de ellos pueda lastimar a Katniss y la angustia de nuevo oprime mi corazón.Me llaman especialmente la atención los tributos del distrito 11. Un muchacho de piel oscura enorme y de mirada feroz y una niñita, más o menos de mi edad, de pelo abundante y ondulado y piel morena, pequeñita y delgada. Siento mucha pena por ella,  por un momento me ilusiono de que alguien más grande tome su lugar como Katniss lo hizo conmigo, pero nada de eso sucede.

       Revivo el espantoso momento donde oí mi nombre. Me veo caminando lentamente hacia el estrado y detrás Katniss que aparece corriendo y me llama y toma mi lugar. Me veo llorando, abrazando a mi hermana, me veo llevada de allí por Gale. Vuelvo a revivir los terribles sentimientos de esos momentos hasta que veo que cuando la mujer que anunciaba los nombres pide un aplauso para Katniss todas las personas se llevan tres dedos a la boca y luego la señalan con ellos, como si le enviaran un beso. Miro a mamá y veo que hace esfuerzos por no llorar


--La están saludando—dice con un hilo de voz. –La admiran—Veo el rostro de Katniss más de cerca y creo que está a punto de llorar, hasta que el hombre que recuerdo parecía borracho y había tropezado se acerca y le pone un brazo sobre los hombros.


--Mírenla, mírenla bien – grita. Mi hermana no parece sentirse muy cómoda. El hombre continúa hablando
--Me gusta… Mucho…-- vacila un momento—coraje—dice finalmente.

--Más que ustedes—dice luego. Su rostro parece acercarse a la pantalla y–Más que ustedes—dice casi gritando y cae al suelo. Vuelven a enfocar a Katniss y enseguida la presentadora hace la elección del hijo del panadero.

      Mamá y yo finalmente nos acostamos. Estoy agotada pero tengo miedo de cerrar los ojos. Pienso en Katniss, pienso en al panadero que también estará llorando por su hijo, pienso en esa niñita de mi edad a la que nadie pudo salvar de ir a ese infierno como me salvaron a mí. Pero también pienso en el momento en que la gente saludo a mi hermana. Y las palabras de Haymitch (mamá me dijo su nombre y que había  ganado los juegos en los que participó) elogiando su coraje. Elogiándola él que seguramente debió haber sido muy valiente para haber ganado los juegos.

     Y pienso en lo que me prometió mi hermana, que me lo prometió de verdad. De verdad de la buena, ella misma me lo dijo.  Y Katniss nunca podría romper esa promesa. Por eso, a todos esos sentimientos de pena, tristeza o miedo se agrega otro más para enfrentarlos. Un sentimiento de esperanza.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario