domingo, 2 de febrero de 2014

COLITA DE PATO (desde el corazón de Prim) XVII

Hola!!!!   si bien normalmente trato de publicar un capi cada dos semanas quise por esta vez acortar un poco ese tiempo así que aqui  compartimos un nuevo capi de la historia contada desde lso ojos y el corazón de Prim!!!





        Logro dormirme unas horas sin pesadillas. Me despierto antes de que amanezca. Me muevo silenciosamente para no despertar a mamá que duerme profundamente, agotada de tantas horas de tensión. Su sueño parece algo intranquilo.

        Prendo la televisión pensando en ver a Katniss descansando y ya recuperada por el agua, pero a duras penas puedo reprimir un grito de miedo. Veo a mi hermana corriendo  mientras desde algún sitio le arrojan bolas de fuego. Katniss parece lograr esquivarlas bien, me acerco bien al televisor para no tener que subir el volumen y no despertar a mamá. No quiero acumularle  más angustias a las que ya tiene. Los comentaristas elogian la habilidad de mi hermana, hasta dan pequeñas exclamaciones cuando logra escapar por muy poco de esas bolas de fuego. Para ellos parece un juego. Para mi hermana la vida y la muerte. No logro evitar pensar en que me gustaría verlos correr a ellos tratando de evitar quedar carbonizados. Justifican el ataque diciendo que puede tratarse de que quieran demostrar que cuando un tributo obtuvo un alto puntaje en los entrenamientos debe probar si es digno de tal puntuación


      En un momento la chaqueta de Katniss se prende fuego pero ella logra apagarlo rápidamente. El humo la está afectando considerablemente, respira con más dificultad e incluso ha vomitado. Reinicia su carrera y otra bola le pasa muy cerca, tanto que le quema parte de su trenza. En el capitolio gritan entusiasmados y yo voy muriendo por dentro.

      Mi hermana parece ser la única  que está sufriendo este bombardeo, porque la televisión muestra a los otros tributos que miran el fuego que se alza a lo lejos. Peeta es el único que parece preocupado. Rue está más cerca, pero las columnas de fuego le impiden aproximarse más.

      Katniss se detiene un momento para tomar agua, se repone para seguir corriendo cuando una bola le roza su pierna, su pantalón se incendia y mi hermana trata de apagar el fuego con sus manos. Creo que mi corazón está a punto de detenerse. Mamá se despierta

       Por suerte terminan de mandarle esas malditas bolas de fuego. Katniss se mete en el agua. Eso es bueno como primer remedio para las quemaduras.  Se nota que tiene las manos algo enrojecidas y ampolladas, pero cuando corta el pantalón y veo su pantorrilla mi corazón vuelve a romperse de angustia. Los presentadores dicen que tal vez sus patrocinadores le manden algo para la herida. Dios, como puedo hacer. Katniss siempre odio las quemaduras más que otra cosa. Incluso cuando venía a casa a curarse alguien con una herida de ese tipo se iba porque le impresionaba.  Qué bien le haría a Katniss el preparado que usé con la nietita de Sae,  cómo me gustaría hacérselo llegar. Mamá me dice que tal vez le manden algo sus patrocinadores

      Cuando llegan Gale y sus hermanos le comento sobre eso. El vio todo y me dice que Sae está juntando algo de dinero para mandarle a Katniss. (Gale no me lo menciona pero pienso que para Peeta también). Es dinero lo recibe Haymitch y el decide que es lo más urgente que puedan necesitar los tributos. Claro, siempre que esté medianamente sobrio.

       En la escuela también están juntando dinero, Madge y Delly han aportado una importante cantidad como para enviarla ya mismo.  Me parece que uno de los agentes de Paz iba a tratar de que les llegue lo antes posible.

       Me propongo vender quesitos y leche y contribuir con ese dinero. Hace varios días que no visito al panadero.  Tengo una sensación extraña, me siento algo incómoda al pensar en ir pero me da pena también no hacerlo. Finalmente me decido y voy a la panadería. Se alegra mucho al verme. Le comento al panadero que no iba a cambiar estos quesitos por pan  sino venderlos y juntar el dinero para enviárselos. El padre de Peeta me insiste en que me lleve el pan de cualquier manera, a cuenta de lso próximos quesos. No quiero aceptarlo. Veo que le duele mi rechazo.

--Prim—me dice con vos entrecortada –tú confías en él verdad?--  No puedo negar que tengo algunas dudas, pero de inmediato de mi corazón y de mi boca sale la respuesta

--Claro que sí—

--Gracias—dice suspirando. Y me tiende dos pancitos que tomo agradecida. Y me voy con Gale y sus hermanos hacia la Veta

      Cuando llego a casa Katniss está subida a un árbol. Abajo están los profesionales y Peeta como esperándola. Mamá me cuenta lo que pasó antes y vuelvo a verlo luego cuando lo repiten. Katniss estaba descansando en el suelo cuando se da cuenta de que llegan los profesionales. Rue también está cerca. Entonces se trepa rápidamente a un árbol. La niña morena la sigue aunque mi hermana no lo advierte. Cuando  sus perseguidores llegan mi hermana se dirige a ellos como si fueran amigos lo que parece enfurecerlos a todos, menos a Peeta. En un momento el distrito dos empieza a trepar pero al rato una rama se rompe y se desploma al suelo. Luego la rubia tonta del distrito uno le dispara una flecha. Se clava cerca de Katniss y ella parece agradecérsela. Los comentaristas se deshacen en comentarios sobre la actitud desafiante de mi hermana. Me siento orgullosa de la valentía de Katniss, pero también me preocupa por algunos gestos de su cara que la pierna le esta doliendo bastante.

      Todos discuten enfurecidos. Finalmente Peeta dice que mejor esperar ya que Katniss no podrá ir a ningún lado. Veo que  Rue está muy cerca de ella, escondida y sin moverse. Creo que los profesionales no han advertido su presencia. Katniss tampoco.

       Voy hasta el quemador a vender los quesitos y la leche y darle el dinero a Sae para que lo envíe. No hay muchas personas. Veo a un hombre y su hija de unos diez años. A veces me suelen comprar quesitos o leche. Creo que también le han comprado carne a mi hermana. Están cerca del mostrador donde Sae vende sopa. El padre alza a la niña que pone unas monedas en un recipiente. Luego se van, me sonríen al pasar a mi lado. Me acerco a Sae  y veo el recipiente donde pusieron el dinero. Unas monedas que seguramente habían pensado usar para comprar algo de comida al salir de su casa, unas monedas que tal vez tanto les habrá costado. Y las pusieron con el dinero que Sae está juntando para enviarle a mi hermana a los juegos, tal como me había hablado Gale. Ese hombre y su hija, y quién sabe cuántos más de su familia no van a comer esta noche por haber ayudado Katniss.

      Antes de que Sae pueda decirme nada me voy rápidamente del Quemador. Logro divisar al señor y la niña que van regresando a su casa caminando abrazados. Así nos abrazaba mi papito cuando caminábamos junto a él.

      Los llamo. Sin decirles nada pongo los quesitos en manos de la niña y le doy el recipiente con leche al señor. Parece no saber qué decir, y ensaya un rechazo de lo que le doy y yo no acepto la devolución de las cosas. Les sonrío y regreso a casa. Vuelvo la cabeza y veo que se me quedan mirando y me saludan con la mano.

     Están agradecidos. ¿Agradecidos por la leche y el queso? Ellos se habían quedado sin comer pensando en ayudar a Katniss. Si tuviera que darles mi sangre aún sería poco. Al final no he conseguido ni una moneda para poder enviar a mi hermana, pero descubrí que hay gente que sin ser nada nuestro es  capaz de pasar hambre para ayudarnos

       Ya es de noche. Trato de estar despierta todo lo que puedo para seguir viendo a Katniss. En un momento mi hermana descubre la presencia de Rue. La niña le señala una especie de nido que está cerca de ellas y la posibilidad de arrojárselo a los tributos que están debajo. Los presentadores comentan que se trata de un nido de rastrevíspulas y de los efectos que causan sus picaduras.

      Mientras se escucha el himno de Panem Katniss empieza a cortar la rama con el cuchillo que le había arrojado Clove.  Se nota como le cuesta por el dolor que siente en las manos. Vuelvo a pensar con desesperación en cómo podría aliviarla. Pero cuando regresa a la rama donde se recuesta  hay un pequeño recipiente. Katniss lo abre y es una pomada para las quemaduras, y parece que es muy buena pro que en su cara se refleja el alivio enseguida. Parece que se lo mando Haymitch porque la escucho agradecerle.  Y yo también lo hago.

      Parece que nada más va a ocurrir esta noche así que nos acostamos. Me asusta un poco eso de las rastrevíspulas. Y en un momento me pongo a pensar en Peeta. Pienso que puede morir por las rastrevíspulas que Katniss le va a arrojar. Tal vez mi hermana no sepa que él quiere ayudarla. ¿Y si Peeta muere?

      Angustiada me levanto antes de que amanezca. Prendo la televisión. Peeta está despierto. Algo me dice permaneció toda la noche con los ojos abiertos. No aparta la mirada de arriba del árbol donde está Katniss.  Al rato La ve serrar la rama  y creo que él sabe de qué se trata porque se prepara para salir corriendo. Rue ya se había ido bastante tiempo atrás.

       Apuro a mi hermana con mi pensamiento porque algunas rastrevíspulas están saliendo del nido. Katniss recibe una, dos … tres picaduras y el nido cae. Antes de que toque el suelo Peeta grita --¡corran. Corran!!-- . Algo me dice que es más para alejarlos del lugar que para salvarlos de las rastrevíspulas.  --¡Al lago!! ¡¡Al lago!!—grita el chico del distrito uno, que se llama Marvel. Pero la chica del distrito cuatro y la rubia que le disparó la flecha no son tan rápidas y pronto caen victimas de numerosas picaduras.

      Katniss baja rápidamente. Pienso que va a escapar pero tambaleándose se acerca a la chica rubia y trata de sacarle el arco y las flechas. Mi hermana también es víctima  de las rastrevíspulas ya que se le nota al menos una picadura en el cuello y otra en la mejilla.  Le grito que se vaya que escape pero entiendo que desea tener el arco. Le cuesta mucho tomarlo. Y la cámara enfoca a los tributos regresando amenazadores.

      Peeta llega primero. Katniss parece muy desorientada como si estuviese borracha o mareada. Peeta le grita que se vaya que corra. Incluso la empuja con la lanza. Katniss sale corriendo pero parece que no sabe bien donde va. Cato se acerca corriendo, se nota que también está afectado por el efecto de las picaduras. Pretende seguir a Katniss cuando Peeta se pone en medio y lo enfrenta con la lanza. Cato le panza un golpe con la espada que Peeta apenas logra detener pero igualmente la espada lo hiere en la pierna. Sale corriendo para una dirección contraria a la que fue Katniss gritando –Corre, corre. Te sigo, te sigo!!—Los otros tributos lo persiguen. Peeta logra alejarlos del lugar donde está mi hermana. La salvó. Peeta salvó a mi hermana y la protegió despreciando su propia vida.  El momento de extrema tensión que estoy viviendo con lo que esta sucediendo en los juegos no impide que resuene en mis oídos cuando Peeta dijo “—Porque ella está aquí conmigo—“

      Katniss sigue corriendo sin dirección fija hasta que se mete entre unos arbustos y allí cae desmayada. Pero no está sola. Rue se acerca sigilosamente y se queda a su lado mirándola fijamente. Pero no la contempla como si fuera una enemiga indefensa de la cual podría aprovecharse de su estado para matarla, sino con la mirada de un ángel guardián.

      Peeta logra despistar a sus perseguidores y se dirige al lago. Los profesionales se dejan caer. Creo que Peeta no ha recibido muchas picaduras, aunque tiene una herida importante en el muslo.

      Donde está mi hermana dormida o desmayada Rue  cubre el lugar con algunas ramas para ocultarla y se queda acostada a su lado. Me acuerdo cuando mamá estaba enferma de tristeza y yo también me quedaba a su lado aunque ella no me dijera nada, si supiera de mi presencia. Yo no le decía nada tampoco, solo pensaba que debía estar ahí cuidándola. Como Rue lo hace ahora.



<<< Capítulo Anterior

Capítulo Siguiente >>>


9 comentarios:

  1. Aprovecho para pedir disculpas a quien hizo un comentario en el capitulo sobre el desfile de carrozas ya que recien hoy vi es ecomentario... Yo menciono que el chico del distrito 4 lleva una lanza de tres puntas... desde ya que se que no e sfinnick.. simplemente mecione del tridente porque es como un simbolo de ese distrito... desde ya agradezco muchisimo el comentario y de nuevo perdon por la demora en responder .. aprecio enormemente cualquier observación que deseen hacerle a la historia(no digo el nombre por que figura como Anónimo)

    ResponderEliminar
  2. Casi me hace llorar el final T.T
    Siguiente pronto!!

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que te guste y te lleguen los sentimientos de Prim Vicente. Voy a tratar de subir otro para la semana proxima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me puedes llamar Esti xd es que Vicente es mi apellido xd

      Eliminar
  4. Claro que si Esti.. disculpa pero es que aqui Vicente es un nombre muy comun !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila si aquí también es un nombre pero que casualidad me toca como apellido xd, tengo apellidos muuuuy raros jajaja
      José me quedo con las ganas de saber que pasa >.<

      Eliminar
  5. woaw me encanto!! :D me fui de viaje y no tenia internet, moria por seguir leyendo, ayer llegue y me puse a leer, escribes muy lindo, sigue asi C:

    ResponderEliminar
  6. muchas gracias vale.. vienen momentos muy emocionantes y sentidos para Prim!!!

    ResponderEliminar
  7. muchas gracias vale.. vienen momentos muy emocionantes y sentidos para Prim!!!

    ResponderEliminar