sábado, 17 de mayo de 2014

COLITA DE PATO (desde el corazón de Prim) XXVII

Creo que Katniss tenía pensado partir en ese momento pero parece que va a esperar a la noche. Primero trata de disimular bien la entrada y luego termina metiéndose en el saco donde Peeta duerme profundamente. Por momento Katniss lo contempla por largo rato.Por la tele anuncian que ante la trascendencia del banquete el Capitolio declarar asueto en Panem pueda ver lo que ocurre en directo.


Cuando veo que Katniss no decide partir aún me voy un rato a la cama. Mamá se recuesta a mi lado y Buttercup entre ambas. También ella está agotada. No sólo por la preocupación por Katniss sino también porque está luchando con ese temor de volver a derrumbarse. Pero está fuerte como nunca, tal como se lo ha prometido a mi hermana.


       Logro dormirme un poco y cuando despierto aun es de noche. Per veo que Katniss se está preparando para partir. Besa a Peeta antes de partir, incluso parece secarse algunas lágrimas. Pero no me parece real ese gesto de mi hermana, es como si actuara. No dudo de que mi hermana se preocupe o que quiera a Peeta, pero me dio la impresión de que quisiera exagerar eso.


      Veo también que la chica del distrito cinco ya está en la cornucopia escondida. Está entre los árboles, mientras que Cato y Clove al igual que mi hermana parece esperar que aclare. Puedo escuchar algo de su conversación:



--yo mato a la del doce—dice Clove.


--¿qué podrá precisar si ya tiene arco y parece que lo usa bien?—se pregunta Cato.


--No debe ser algo para ella imbécil, sino para su chico enamorado. Está mal herido pero no ha muerto—Se interrumpe un momento y mira a Cato arrugando en entrecejo y agrega con un tono de reproche en su voz:


--Debiste haberlo matado—


Cato la observa calladamente y creo que hay una especie de resignación en su mirada.


     Tresh, también está cerca pero no tanto como Katniss, asusta de verlo tan gigante y con una mirada fiera, como si te quisiera comer cruda. Pero hay algo en él que no deja de inspirarme confianza y simpatía. Tal vez por haber ser el compañero de distrito de Rue


     Vienen los periodistas antes de que comience a atender a Lady. Los acompañan algunos agentes de paz ayudándolos con sus equipos. También está el pelirrojo que me sonrió la otra vez. Todos nos tratan con mucha amabilidad y nos dicen que vayamos a l aplaza para ver el banquete desde la pantalla gigante porque asi harán en todos los distritos que aún conservan tributos con vida


      Me filman cuando ordeño a Lady. Les ofrezco algo de leche pero hacen una mueca y dicen algo así como que a la leche le falta tratamiento para quitarle las bacterias y bla bla bla. Le doy un poco a Buttercup quien no parece molestarse de que la leche carezca del tratamiento que mencionaros los periodistas. En un momento uno de ellos me pregunta


--Y dime, ese gatito tan…tan… tan especial, también te lo regaló tu hermana?—


      Me sentí un poco molesta porque ese  “tan… tan ... especial” sonó como “tan horrible”, pero igualmente le respondí lo más amable que me salió:


--Lo encontré abandonado. Mi hermana… me ayudó a cuidarlo—agregué. No me pareció que debía ventilar que no tenían la mejor de las relaciones


      En la plaza todas las personas nos reciben con palabras de aliento, como siempre me dan algunos regalos pero nada puedo valorar más la amistad y el apoyo que me han demostrado y que me demuestran a cada paso. Gale y Sae aparecen al rato. Por su cara Gale no parecía muy convencido de acudir a la plaza. Nos saludan con la mano. En un momento uno de los periodistas dice de él algo así como “.. la preocupación evidente en el rostro del primo de la chica en llamas”. Me sorprende eso pero son gente tan extraña que no les hago mucho caso, además de empezar a angustiarme por lo que pueda llegar a pasar con Katniss.


     Cuando llegamos a la Katniss ya ha llegado cerca de la cornucopia y permanece escondida.


       La imagen muestra a la cornucopia por varios minutos sin que nada pase, pero de pronto parece que se abre el piso y empieza a elevarse una especie de mesa con varias mochilas numeradas. La del distrito 2 es enorme, la del 5 y 11 mediana y la del 12 la más pequeña.


     Katniss decide lanzarse a buscar la mochila con el número 12. En el mismo momento en que inició su carrera todos percibimos que no ha sido una buena elección. Vemos que Clove surge corriendo detrás de ella. Apenas contengo un grito  uando le lanza un cuchillo a mi hermana, pero ésta lo advierte y logra desviarlo con un golpe del arco. Incluso logra dispararle una flecha que hiere a la chica del 2 en el brazo lo cual provoca algunas exclamaciones de aliento en la plaza.


      Pero no es suficiente porque Clove logra sacarse la flecha y arrojarle otro cuchillo que esta vez hiere a mi hermana en la frente. Katniss cae y la otra se le echa encima. Pelean un momento pero mi hermana es mucho más menuda y logra reducirla. Creo que ha llegado el fin


        Por un momento siento que estoy flotando como si quisiera convencerme de que es una pesadilla la inminencia de que mi hermana muera de manera tan cruel. Alguien, creo que Madge, me tapa los ojos.  La hija del alcalde ha estado pendiente de mí en varia ocasiones, como esta. Nunca he tenido un trato muy profundo con ella, pero desde que mi hermana fue a los juegos Madge ha cumplido muchas veces el papel de hermana mayor. Katniss no me hablo casi nunca de ella como una amiga, pero sin dudas se está comportando como tal. Y ahora quiere evitarme ver esa escena terrible donde Katniss está a punto de morir. Pero le aparto las manos porque mi hermana está ahí por mí.



     Siento como si algo me estuviera aplastando. Quisiera gritar pero es como en las pesadillas cuando grito y no me salen los sonidos. Clove se burla de la situación de Katniss, incluso de su alianza con Rue. Eso hace que mi hermana le responda escupiéndole la cara como un último gesto antes de que Clove le corte la cara


     Pero no e s el último porque de pronto vemos como Clove es levantada por el aire por Tresh y la arroja con violencia contra el suelo.





        El gigante del 11 le reclama por lo que había dicho de Rue. Clove trata de negarlo pero se la nota aterrorizada. Cuando trata de huir Tresh le pega violentamente con una piedra en el cráneo.


      Luego se vuelve hacia mi hermana y alza la piedra nuevamente. Por un momento pienso que va a atacar a Katniss,  pero algo me dice que no puedo verlo como un enemigo, que no va a hacerle daño a mi hermana. Entonces le pregunta por Rue, sobre lo que había dicho Clove de su alianza… y Katniss le cuenta todo, de la voladura de los suministros de los profesionales, de cómo Rue fue herida y cómo Katniss mató a su agresor. Y cómo le cantó hasta que cerró sus ojitos, y el pan del distrito 11.  Mis ojos se llenan de lágrimas entre el miedo y el recuerdo de Rue.


--Sólo por esta vez—le dice Tresh a mi hermana, -- por la niña--.



        Pero el tono de Tresh suena mucho más suave cuando le sugiere a mi hermana ante la proximidad de Cato


--Será mejor que corras chica de fuego—


      Mi hermana sale disparada hacia el bosque y en dirección donde está Peeta. Parece algo aturdida pero a pesar de eso se nota que lleva el rumbo correcto. A cada rato debe limpiarse la sangre que mana de su herida en la ceja pero no detiene su carrera.


Tresh se aleja cuando llega cato desesperado hacia donde está Clove caída. Veo que Tresh se queda observando un momento mientras mi hermana se aleja tambaleante hasta que por fin el también hace lo mismo llevándose también la mochila de los tributos del distrito 2.


       Estoy tan aturdida por la tensión de que casi Katniss muere que creo que puedo desmayarme.  Escucho varias veces mencionar el nombre de Tresh y y de Rue entre la gente. –Lo hizo por Rue—escucho que alguien dice. Tal vez sí, pero también lo hizo por Katniss, por él mismo… Por un momento las imágenes pasan en los otros distritos. En el distrito 11 se ve a la gente dando un cerrado aplauso y algunos con el puño levantado por la actitud de Tresh, otros se ven emocionados, otros sonríen, pero cambian enseguida de imagen. Me imagino que Rue estará sonriendo también


      Cato se acerca a Clove. Siento insultos en la plaza hacia ellos. Pero yo no puedo sentir algo de pena por cómo se arrodilla al lado de Clove que agoniza y la toma de la mano y le pide que no lo deje.


       La muchacha parece esbozar una sonrisa mientras intenta elevar su mano, tal vez para hacerle una última caricia a su compañero de distrito pero no lo consigue. Cato con suavidad de acomoda las manos sobre el pecho y cierra sus ojos. Luego alza su mirada al cielo. No se ve furia en sus ojos sino una profundísima pena.


       Cato mira hacia donde se alejan Tresh por un lado y mi hermana por el otro. Acomoda con suavidad las manos de Clove sobre su pecho, toma algunos de los cuchillos de la chica, y sin prisa se incorpora para tomar el camino que siguió Tresh. Camina unos metros y se detiene para darse vuelta y observar por última vez a Clove. No le aparta la vista hasta que el aerodeslizador se lleva el cuerpo de  su compañera de distrito.


       La cámara ahora se enfoca en mi hermana. Llega casi tambaleándose donde está Peeta, creo que con lo último de sus fuerzas. Le sube la manga de su chaqueta y saca una jeringa de la mochilita. Se la coloca en el brazo y empuja el embolo. Luego se toma su cabeza y cae desmayada en medio de un charco de su propia sangre. Escucho aplausos y gritos de admiración. Los comentarios de los presentadores son muy elogiosos a mi hermana. Apenas mencionan la actitud de Tresh. Pienso que algún día tal vez nos encontremos y entonces podré darle las gracias.


4 comentarios:

  1. Hola!
    Me afiliarias? Yo ya lo hice.
    los-juegos-del-hambre-se-repiten.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! estaria encantada de hacerla pero yo no soy la dueña del blog... que es Kationak... hace rato que no se aparece pero le voy a mandar un mail así lo hace!!!

      Eliminar
  2. Me ha encantado el capítulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias "Anónimo".... y gracias también pro leer la historia y compartir los sentimientos de Prim.

      Eliminar