sábado, 26 de julio de 2014

COLITA DE PATO (Desde el corazón de Prim) XXXII

      Por un tiempo que me parece eterno Cato retrocede lentamente  y de la misma manera lo siguen los mutos que parecen rodearlo de manera que siga un camino determinado: precisamente hacia la cornucopia, hacia donde están Katniss y Peeta. Finalmente Cato arroja su lanza contra los mutos sin herir a ninguno y se lanza en una rápida carrera hacia la cornucopia, aunque yo creo que lo que pretende es huir de esas monstruosas fieras.


         A orillas del lago Katniss y Peeta siguen escuchando la melodía de Rue en una armonía bellísima entonada por los sinsajos.  Yo me siento como en mis pesadillas queriéndoles gritar del peligro que se avecina pero sin poder emitir sonido alguno. Pero así como los sinsajos les trajeron ese recuerdo de Rue  también parecen advertirles del peligro ya que la esa dulce melodía es transformada en unos chillidos que parecen advertir de un grave peligro.


       Katniss rápidamente coloca una flecha en su arco cuando ya Cato aparece corriendo  hacia ellos. Mi hermana le dispara pero la flecha rebota en la ropa que tiene puesta Cato y que le mandaron del Capitolio. No parece detenerse en la carrera así que prácticamente atropella a mi hermana y a Peeta para huir y trepar encima de la Cornucopia.


       Al ver aparecer a los mutos mi hermana y Peeta salen corriendo también, claro que Peeta tiene dificultades por su pierna herida. Peeta le grita a ella que se aleje, que se salve. Sorpresivamente para mí Katniss comienza a trepar la cornucopia sin ayudar a Peeta, pero pronto puedo darme cuenta que busca un mejor lugar para dispararle a esos mutos


      Gale llega a casa. No hace falta que diga nada. Este sin dudas es el momento decisivo, donde la esperanza y la angustia se mezclan. Gale siente que debe estar con nosotras, digo físicamente porque de un modo u otro desde que Katniss tomó mi lugar siempre estuvo cerca de mama y de mí. O tal vez estando en su casa sienta él que está más cerca de Katniss y … lo que sea su presencia nos reconforta mucho a mamá y a mí.


       Katniss le dispara a un par de esas bestias que estaban por alcanzar a Peeta, pero tiene a uno de ellos casi encima y le  agarra una pierna. Con un supremo esfuerzo Peeta le clava el cuchillo y el monstruo lo suelta. Pero le ha dejado una herida a Peeta en la pantorrilla. Mi hermana se apresura a ayudar a Peeta a subir a la Cornucopia.


       Cato sigue sobre la cornucopia jadeando… me pregunto qué pasará, tal vez se llegue a aliar con Katniss y Peeta. Mi hermana y el hijo del panadero creo que descubrieron lo mismo que yo con respecto a los mutos. Pero en mi caso me ha tranquilizado la explicación que dieron los presentadores de caracterizar a los mutos como los tributos muertos. A pesar de todo el peligro que significa eso al menos me alivia saber que no hay nada de Rue en esa especie del lobo con el numero 12.


      Un grito de mamá me sobresalta incluso antes de ver lo que pasa. Cato se abalanzó sobre Peeta y lo tiene agarrado del cuello. Mi hermana tiene el arco con una flecha apuntándole.


--Tírale – me sorprendo oírme decir eso.


--No puede – dice Gale, si Cato cae va a arrastrar a Peeta.


     Cato parece apretar más el cuello de Peeta. En un momento con mucho esfuerzo con su mano traza una pequeña marca con sangre en la mano de Cato. Tardo en entender que significa;  Cato también por un momento. Cuando se da cuenta una flecha de Katniss se clava en su mano a milímetros del cuello de Peeta. El tributo del 2 lo suelta dando un grito lo cual le permite a Peeta liberarse y empujarlo hacia abajo. Casi cae él también, pero mi hermana logra sostenerlo.


     Por televisión repiten como diez veces la flecha partiendo del arco de mi hermana hasta clavarse en la mano de Cato. Luego muestran su caída y el ataque de los mutos. Logra defenderse por unos momentos gracias  a la ropa blindada que tiene pero los animales son muchos y consiguen derribarlo.


    Al principio hiere a un par de esas bestias y trata de escapar corriendo alrededor de la cornucopia. Por un lado no puedo dejar de sentir pena por él. Nadie aún en mi casa ha efectuado alguna expresión de júbilo . Parece que es inminente, no me imagino que pueda pasar ahora que pueda complicar el regreso de Peeta y KAtniss pero algo dentro de mí me dice que aún pueden haber dificultades


    Hay algo que no nos convence todavía tal vez es que pasa lo que tanto hemos deseado y como que no podemos convencernos todavía


     Katniss le venda la pierna a Peeta donde uno de los mutos llegó a morderlo, como sangra mucho debe hacerle un torniquete y para eso utiliza una flecha para retorcer la tela y que eso apriete más. Parece que hace mucho frío  y Peeta cubre a mi hermana con su chaqueta, quedando los dos abrigados por ella. Los gritos de angustia y dolor de Cato los están afectando mucho.


    Peeta parece cada vez más débil. Creo que no van a parar los juegos hasta que Cato muera de una vez. Katniss le grita con desesperación que no se duerma. Gale también parece angustiado por la situación.


     eeta no va a poder resistir mucho más creo. Su palidez es extrema. Creo que por momentos quiere dejarse vencer.


--Vamos, aguanta un poco mas—dice Gale. –Maldita sea que muera de una buena vez y que los saquen—agrega refiriéndose a la situación de Cato.


       Cerca del amanecer KAtniss decide poner fin a la agonía del tributo del distrito dos. Con mucho cuidado saca la flecha con que le hizo el torniquete a Peeta y le realiza un certero disparo
No se notan muchos gestos en el distrito 2 que es lo que muestra ahora la pantalla del televisor. Algunos bajan la cabeza  resignándose pero también creo que aliviados de que su tributo ya no sufre más. Yo también siento alivio por Cato.


       Un hueco parece abrirse en el suelo por donde desaparecen los mutos.Y entonces tomo conciencia de que ya está. Todo terminó .  Peeta y Katniss han sobrevivido, van a volver.


      La proclamación parece demorarse. por sugerencia de Gale vamos a la Plaza.  Quiero ver el momento en que proclamen a Katniss y a Peeta como los ganadores pero sé que todo el distrito querrá celebrar con nosotros.  Seguramente nos cruzaremos con todos ellos en el camino y nos dirán su ya los proclamaron.   Abrazo y acomodo a Buttercup sobre  mi cama. Con un leve maullido parece reclamarme en cierta manera que no lo lleve o que no me quede con él. --Volveré con Katniss-- siento ganas de susurrarle al oido.


      Y así pasa. A cada metro se nos unen más personas. Con cada una que nos encontramos saliendo de sus casa nos dicen lo mismo. Siento que  aún hay algo que no me permite dar rienda suelta a mi alegría.


     Toda la gente del distrito parece ir a la plaza. Los rostros reflejan alegría y alivio. Cuando llegamos Katniss y Peeta ya han bajado de la cornucopia y están caminando a orillas del lago. Mi hermana lo sostiene ya que casi no puede caminar por la mordedura.


      Creo que todo el distrito está ya en la plaza. No consigo distinguir al padre  o los hermanos de Peeta o a su madre. La gente se refiere con cierta sorpresa al hecho de que aun no anuncien a Katniss o a Peeta como los ganadores, como si algo faltara todavía.


      Escucho voces conocidas alrededor mío pero no puedo prestar en ellas la más mínima atención.  Nos dejan pasar por lo que mamá y yo quedamos casi en frente de la pantalla gigante donde vemos a Katniss y Peeta están a orillas del lago. Alguien le comenta a Gale que ya recogieron el cadáver de Cato.


      Peeta está muy débil y tanto él como ella siguen sorprendidos esperando el anuncio. Hasta que finalmente éste llega pero con algo muy diferente de lo que todos esperábamos escuchar: Sólo podrá  haber un ganador.


       Y como si a todas las pesadillas que han llegado a mis sueños y a mi vida pudiera siempre sumársele otra aun peor que las anteriores, veo como Peeta sacando su cuchillo del cinturón y  a Katniss tensando su arco con una flecha hacia él como si estuvieran dispuestos a matarse el uno al otro


No hay comentarios:

Publicar un comentario