domingo, 10 de agosto de 2014

COLITA DE PATO (desde el corazón de Prim) XXXIII

Hola a todos!!!!  ya queda poco para que finalice esta primera parte de la historia. Espero que les siga gustando y que les emocione leerla como a mí escribirla!!!!!

Luciana



Los agentes de paz tratan de controlar a la gente, aunque parecen tan furiosos como el resto de las personas en la plaza, en especial el pelirrojo


                La pantalla muestra las reacciones de los demás distritos por breves instantes. En el 11 la reacción es parecida al nuestro, lo mismo sucede en el cuatro o en el ocho, de los que puedo distinguir. También en los distritos uno y dos se ve gente que no está para nada de acuerdo con la nueva regla. En el capitolio también hay algunos que parecen disconformes pero también muchos parecen ansiosos con esta nueva situación. Yo sólo puedo sentir que por un momento tenía a mi hermana y a Peeta casi al alcance de poder abrazarlos y es como si ahora quisieran arrebatármelos.


                      De inmediato noto que Peeta se saca el cuchillo para arrojarlo lejos y a la vez me invade súbitamente el miedo de que Katniss dispare antes de advertir las reales intenciones de él.


--¡¡No Katniss, no!!—grito sin poder contenerme. Pero veo que ha sido casi un gesto instintivo de ella porque rápidamente baja el arco y la flecha y los arroja lejos de ella.


       Peeta las recoge y se las da pidiéndole que lo haga. Le dice que prefiere morir así que de la forma de Cato con esos horribles mutos.


         Cuando mi hermana no hace caso a sus razones Peeta comienza a quitarse la venda de su pantorrilla para desangrarse, lo cual arranca un grito de desesperación de Katniss quien se apresura arreglarle los vendajes


--No me dejes sola le pide—


                 Peta comienza entonces a referirse a que los juegos de una u otra manera van a necesitar un vencedor, que su vida no tendría sentido si ella muriese, que si es mi hermana la que regresa él estaría feliz de morir por eso porque desde principio de los juegos ese había sido su objetivo.


--Él da la vida por ella… ha estado dispuesta a darla en todo momento—dice Gale con un hilo de voz.


       Cada palabra de Peeta tratando de convencer a Katniss de que es ella quien debe seguir viva, que allá tiene muchas más razones que él para hacerlo, pienso con más fuerza que la vida de mi hermana carecería de mucho sentido si Peeta muere para que ella regrese. También que él la ama de tal manera que sobrevivir a causa de la muerte de Katniss sería como otra manera de morir para él.


      Katniss escucha sus palabras sin decir nada. Nada se puede decir ante esa demostración de sentimientos. En la plaza solo se escucha el sonido de alguna respiración algo más agitada que otra. Mama y yo no nos soltamos las manos.


       En un momento mi hermana toma las bayas que Peeta había recogido y que provocaron la muerte de la chica del distrito cinco. La dulzura del rostro de Peeta se transforma de inmediato en una mueca de terror y se lanza agarrando  por la muñeca a Katniss para impedirle que coma esas bayas.


       Ni cuando Clove la tenia atrapada sentí tan cerca de la muerte a mi hermana. Pero ahora hay otra sensación. Katniss les está diciendo a los del Capitolio que los dos o ninguno. Que prefiere morir con Peeta que regresar sola


     Al profundo dolor y miedo que me embarga surge otro sentimiento de profunda admiración, como si aún me fuera posible admirar más a mi hermana. Miro fijamente la pantalla sin soltar la mano de mi mamá. Gale tiene sus manos sobre mis hombros. Una profunda mirada entre Peeta y Katniss.


       Trato de revivir la sensación del último abrazo que nos dimos con Katniss antes de que partiera a los juegos. Y su promesa de intentar regresar. De verdad. De verdad de la buena. Pero no puedo reclamarle no cumplir esa promesa. Los pensamientos van y vienen rápidamente en mi cabeza. Mi hermana y Peeta se llevan las bayas a la boca.. siento que voy a morir con ellos. Y de pronto  otra vez la voz expresa el nuevo anuncio.


            Los gritos de euforia de la gente surgen antes de que pueda darme cuenta del significado de la nueva decisión. Me abrazo con fuerza con mamá y toda la plaza nos rodea y las personas se abrazan entre ellos. Veo a los agentes de paz tratando de poner cierto orden pero parecen estar más propensos a celebrar con el resto de los habitantes del distrito que controlarlos


      La salvación de ambos le ha dado tanta alegría a esta gente... a nuestra gente;  algo que va más allá de los límites de nuestro distrito. Soy capaz de ver a Rue celebrando el regreso de Katniss en esa niñita pelirroja y delgada que sonríe y aplaude en los hombros de quien podría ser su padre… también creo ver a Tresh en ese muchachón de manos enormes, seguramente trabajador de las minas de carbón, que vitorea a Peeta y a mi hermana alzando sus puños. Me imagino que Sae estará celebrando también y su nietita. Y la niña y su padre  que donaron lo que tenían para comprar comida.


      No sé cuánto tiempo he estado abrazada a mamá descargando toda mi tensión , angustia y miedos de estos días en forma de llanto. No habrá sido mucho porque cuando miedo nuevamente la pantalla no parece haber pasado mucho. Llega un aerodeslizador hasta donde están ellos y arrojan una escalera. Katniss y Peeta están abrazados. Él parece cada vez más débil. Mi hermana lo tiene agarrado con fuerza y no lo suelta mientras son elevados hacia la nave. Peeta está sangrando mucho de la herida en su pantorrilla que le produjo uno de los mutos. Katniss lo sigue teniendo agarrado con fuerza, como si se aferrara a la vida. Hasta que entran en el aerodeslizador y los pierdo de vista.


      Pienso que los traerán de inmediato aquí así que el comento a mamá la necesidad de prepararlos con urgencia para atender a Peeta, pero ella me aclara que van a curarlo en el Capitolio, donde sin dudas tienen muchos más recursos para sanarlos que aquí


      Aparecen los presentadores en la pantalla.  Los gritos y comentarios en la plaza, sumados a los saludos y abrazos  no me dejan escuchar bien lo que dicen. Parece que en el Capitolio están muy felices también ya que se escuchan gritos felices de fondo y se pueden ver a personas con esa vestimentas tan raras y maquilladas celebrando.


      Los periodistas se acercan a nosotros. Parece que han venido más porque hay rostros que no conozco para nada. Estamos todos un poco aturdidos. Lo mismo le pasa al padre de Peeta. También veo que está su mujer pero no parece muy comunicativa. Responde a los saludos con una leve sonrisa. También nos saluda a mamá y a mí.


Madge no se ha apartado de nuestro lado. Veo que en un momento se acerca a Gale y le dice


--Gale, papá insiste en que no descuides pasar por el primo de Katniss—


      Él parece fastidiarse. –No pienso arruinar el romance no te preocupes—le responde fríamenteMadge lo mira con expresión de cierta tristeza


--Es importante que lo hagas. También por tí—


         Como ve que yo estoy cerca y veo eso con cara de no entenderlo del todo Madge me explica que mi hermana y Peeta lograron salvarse al ser tan populares por ese amor que se tienen. Ella vacila algo pero me termina dando a entender que podría pasar algo malo si eso no llegara a ser tal y como lo mostraron en las cámaras. También Madge se lo explica a mamá para que podamos advertir a Katniss no bien la veamos de regreso a nuestro distrito.


Cuando ese día regresamos a casa ya es bastante de noche. Buttercup nos recibe ansioso y yo lo abrazo y lo alzo y juego con él y le digo


--Van a regresar, van a regresar—Mi adorado gato me responde con un suave maullido, alegrándose también. Luego voy a ver a Lady. Y es ahí cuando recojo nuevas flores para llevarle al retrato de mi papito y para Rue. Limpio el espejo de papá del polvo de carbón. Y les agradezco haber cuidado a Katniss y a Peeta.


        Pasan luego algunos días hasta que pueda volver a verlos por televisión. He tenido oportunidad de visitar al panadero y ambos hemos dado rienda suelta a nuestras emociones. Le he llevado quesitos como siempre que intercambia por pan.


--Pronto no necesitarás venderme los quesitos—me dice en un momento y noto que tiene cierta pena en sus ojos.


--Entonces voy a regalárselos—le respondo. --Lady no va a dejar de dar leche porque tengamos más dinero – agrego con la intención de hacerlo sonreír


--Bueno algo encontraremos para solucionar eso – me dice él ahora con un tono más alegre


       En uno de esos días con mis compañeros de colegio hemos ido hasta la aldea de los vencedores donde están las casas que recibirán los ganadores de esos juegos y en una de ella viviremos mamá y yo con Katniss y Peeta en otra. Representan, según nos explico un profesor con poco convencimiento, el premio al esfuerzo en los juegos, la oportunidad que el Capitolio da a  bla bla bla bla. Es grande y muy linda y todo parece muy cuidado. Es un parque precioso pero me pregunto si la hierba será adecuada para Lady o si Buttercup  se podrá adaptar. Me queda un poco más lejos de la escuela. Pienso que también voy a lamentar si Gale y sus hermanos ya no me acompañan como todos los días.


      Todos admiran la grandeza y el lujo de esas casas.  Y no creo que esta casa por más linda que esté y todos los lujos que podamos llegar a darnos vale mínimamente el riesgo que mi hermana y Peeta tuvieron que correr. Pienso que lo bueno puede ser que allí no haya tanto polvo de carbón que ensucie el espejo de mi papá.


     Sólo una de las casas es la que está habitada y allí vive Haymitch. Parece, sin embargo, ser la más descuidada de todas.


     Creo que ha pasado una eternidad  hasta que llega el día donde pasarán el resumen de los juegos. El ganador, los ganadores en este caso, estarán presentes con Caesar observando el resumen de todo lo sucedido. Hay una gran expectativa por volverlos a ver. Vamos a la plaza porque creo que nos corresponde como familia de uno de los tributos ganadores y es algo que a mamá y a mí nos gusta compartir con tantas personas que también estuvieron pendientes. Gale, su madre y hermanos nos acompañan. También está la señora llamada Sae. Ver a cada uno de ellos y saber que también recibirán su beneficio en raciones de alimentos multiplica mi alegría


      En primer lugar aparece Haymitch quien está bastante sobrio o al menos se comporta normalmente. En un momento le preguntan en qué momento pensó que en estos juegos podría sobrevivir uno de sus tributos. Él piensa un momento y finalmente responde


--En el tren cuando íbamos hacia el capitolio—Caesar parece sorprendido por la respuesta y trata de sacarle más información pero Haymitch sale con otras cosas. Yo recuerdo también el momento en que Katniss se presentó voluntaria y sus palabras de admiración hacia ella así que no me sorprendo por lo que acaba de decir        

    .     También reportean a Cinna, el creador de sus hermosos vestidos. Cuando le preguntan sobre sus magnificas creaciones él se refiere que para sus vestidos han lucido por la persona que los llevaba, refiriéndose a mi hermana.


     Los otros estilistas hablan atropelladamente y no consigo entenderles mucho de lo que dicen. Pero se notan sumamente felices por el triunfo de Katniss y Peeta así que para mí eso basta.
Hasta que aparecen ellos. 


2 comentarios:

  1. OMG amo tu historia, Prim es tan linda <3 eres muy buen escritora ¡sigue asi!, espero que subas el próximo capítulo pronto, estoy deseando leerlo :D

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Nina!!!!! el proximo finde subo el siguiente capi! me alegra mucho que te guste la historia!!!!!

    ResponderEliminar