domingo, 14 de diciembre de 2014

COLITA DE PATO II: LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 6)

Me parece ver cambios en algunos rostros. Creo que estaban esperando que mi hermana dijera algo. El rostro de mi hermana tiene emoción y a la vez pena. Y desesperación.

Quiere recordarla paro a la vez siente temor de la pena que parece avanzar para arrollarla como un tren. Como en casa me gustaría estar allí para animarla, para decirle como tantas noches antes de dormirnos

--Háblame de Rue. Háblanos de Rue--

Y ella empieza. Sus palabras brotan de una manera que a mí misma me sorprende, pero como Peeta, habla con su corazón

--Quiero dar las gracias a los tributos del distrito 11—comienza. Dirige su mirada donde está la familia de Tresh y a ellos les dice:

--Sólo hable con Tresh una vez, lo suficiente como para que me perdonara la vida. Aunque no lo conocía siempre lo respeté. Por su fuerza, por negarse a jugar en unos términos que no fueran los suyos. Los profesionales querían que se uniese a ellos desde el principio. Pero él no quiso. Lo respetaba por ello—


Mi hermana calla por un momento. Recuerdo que también varias veces me hablo de Tresh como una persona noble. Y recuerdo bien que nunca mató con saña, lo hizo sólo cuando no le quedaba otro remedio

Contengo hasta la respiración pensando en que ahora va a referirse a Rue

--Sin embargo, si me parece que conocía a Rue, y ella siempre estará conmigo. Todas las cosas bellas me la recuerdan. La ve en las flores amarillas que crecen en la pradera, junto a mi casa—

Pienso que varias veces le he puesto de esas para ella.  Siento una profunda emoción en mi pecho que creo puede estallar en cualquier momento. Mi hermana continúa

--La veo en los sinsajos que cantan en los árboles. Y sobre todo la veo en mi hermana Prim—


Los rostros demuestran que las palabras de Katniss les llegan. Nos llegan. Katniss recuerda a Rue en mí. Habló de mí. Yo puedo hacerle ver a Rue. Yo se la recuerdo. Con una mano me seco las lágrimas que afloran copiosamente porque no quiero dejar de ver ni por un instante a lo que está sucediendo

--Gracias por sus hijos--- mi hermana hace una pausa y mira a toda la gente de la plaza y concluye

--Y gracias  a todos por el pan—

En el distrito 11 hay un silencio tal que puede irse el suave viento. De pronto se escucha una melodía. La melodía de Rue. Por un momento pienso en que va a aparecer en la pantalla, pero parece que se trata de un anciano quien la silbó como saludando al recuerdo que tuvo mi hermana para Rue. Y al instante todas las personas presentes en la plaza se llevan los tres dedos a su boca y saludan con ellos. Todos al unísono. Algo como electricidad me recorre la columna. Saludan a Katniss. Saludan a Rue. Es como si hubiera estado preparado, como si supieran que las  palabras de Katniss iban a ser dignas de ese saludo. Dignas de Rue y de Tresh.


De pronto se interrumpe la transmisión y pasan otras cosas sobre los últimos juegos. A la media hora vuelven a repetir el discurso de Peeta pero no el de Katniss.

Cuando retoman la transmisión está hablando el alcalde. Se refiere a la presencia de los ganadores de los últimos juegos, pero no realiza ninguna mención a lo que dijeron Peeta o Katniss. Observo que la cámara no enfoca para nada a la gente. Siento pena porque deseaba volver a ver a los hermanitos de Rue.

Luego termina la transmisión desde ese distrito y comentan todas las actividades que Katniss y Peeta harán allí hasta la noche y luego seguirán su camino hacia los siguientes distritos

Pienso en el discurso que debía decir Katniss y en el que dijo. Y en ese saludo de toda la gente. Parecía algo ya preparado. Tal vez sabían que Katniss diría algo sobre Rue y Tresh. Algo que marcara que ya estamos indefectiblemente unidos. Como la culminación de ese gesto tan hermoso de Peeta.

Salgo un momento para llevar a Lady a pastar a ul lugar algo apartado de la Aldea de los vencedores, ya que si bien dónde vivimos la hierba es muy cuidada y hay flores, no es la que más le gusta a mi cabrita.

Camino lentamente tratando de ir asimilando toda la emoción que sentí al ver lo que sucedía en el distrito 11 con mi hermana y Peeta.

Buttercup nos acompaña caminando a mi lado y restregándose entre mis piernas y las de Lady quien bala suavemente feliz de ese gesto de cariño de su amiguito.

Cuando encontramos un buen lugar me siento en la hierba con Buttercup a mi lado mientras Lady disfruta de la hierba. Cierro los ojos y vuelvo a ver a mi hermana y a Peeta hablándole a las familias de Rue y Tresh. Yla melodía de Rue. Creo estar soñando con esa melodía pero abro los ojos y la sigo escuchando. Miro sorprendida a mi alrededor. Claro. Los sinsajos. Hay muchos de ellos donde estamos y son los que repiten esas notas que tanto me llegan al corazón.

¿Pero de quién la escuchan? Yo lo suelo hacer a veces pero no fuui en esta ocasión.
Las cuatro notas de Rue resuenan permanentemente. Un sinsajo la repite, y luego otro, y otro…

Camino un poco buscando el origen de esa melodía. Veo un grupo de tres o cuatro niños de no más de seis o siete años. Sobre sus cabezas en una rama hay posados unos cuanto sinsajos.

Los pequeños silban reiteradamente la melodía que Rue le enseñó a mi hermana. Y las avecitas parecen complacidas y felices en repetirla, y se va extendiendo en cada uno de los que vuelve a repetir la melodía.

Saludo a esos niños que me sonríen y siguen felices repitiéndoles la melodía a los sinsajos para que no cesen de repetirla. Me pongo un rato a silbarla con ellos. A silbarla con Rue.

Cuando veo que Lady está satisfecha me despido de los niños y regresamos a casa acompañados por esa melodía. Todo el aire parece llenarse de Rue.

Mamá ya tiene preparada la cena. La veo algo emocionada también. Me cuenta que Sae y su nietita muda habían venido a buscar una medicina para un hijo de ella que está enfermo. Y cómo se habían emocionado con lo que dijeron Peeta Y Katniss.

Mamá también me habla de la mercadería que debemos reponer mañana.
La melodía de Rue no quiere irse de mis oídos.


Abrazo a Buttercup y me lo llevo a la cama porque imagino que van a volver algunas pesadillas. Pienso en la visita de Snow y lo que haya podido decirle a mi hermana

Pero pienso también en las palabras de mi hermana. Y en el gesto de Peeta. Y en los hermanitos de Rue. Le doy un beso al retrato de mi papa para que él se lo dé a Rue. Pienso en esos pequeños y sentirán que Rue no los ha abandonado, que seguirá con ellos dándoles a veces su propia ración para que no pasen hambre. No puedo evitar que lágrimas de empiecen a correr por mis mejillas.

Mamá se acerca a la cama  y me abraza apretando un poco también a Buttercup. Y yo le digo:

--Rue debe estar muy feliz por sus hermanitos—


Cierro los ojos y puedo imaginármela con una enorme sonrisa y moviendo su cabeza enrulada diciéndome que sí.

2 comentarios:

  1. Hola! La historia es genial le da un toque muy bueno al blog, no había empezado nunca a leerla hasta hace unas semanas y espero empezarla desde el principio pronto. Bueno y tambien me paso por aquí para deciros que si queréis inscribiros en los primeros premios de mi blog, pasaros por aquí
    http://ruelaniitadeldistrito11.blogspot.com.es/2014/12/primeros-premios-sweet-district-11.html
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Claudia!!! me alegro que te guste la historia... claro que pasaré por tu blog!!!! un beso grande!!!!

    luciana!!!

    Si no puede sleerla del principio por aqui avisame y si quieres te mando los archivos con la primer ay segunda parte de COLITA DE PATO!!!!

    ResponderEliminar