lunes, 9 de febrero de 2015

COLITA DE PATO II: LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 10)

Mamá inmediatamente libera la mesa de la cocina casi arrojando al suelo lo que hay sobre ella para que puedan acostar allí a Gale y me ordena que vaya a buscar nieve. Cuando regreso le han quitado la camisa y el panorama es peor de lo que pensaba.


Mamá está inclinada sobre él y veo sus dedos trabajar con extrema rapidez.

Mi hermana le pregunta mirando con angustia a Gale si lo va a poder salvar, pero  mamá no le responde y lo sigue atendiendo, está concentrada en tratar de arreglar las heridas como para que queden las menores cicatrices posibles.  Quiero decirle a mi hermana algunas palabras de ánimo, pero Haymitch se me adelanta y le dice

--Solía haber azotes antes de Craig, y eran llevados con tu madre para su atención

Creo que Craig es el jefe de los agentes de paz en este distrito. Yo no lo conozco mucho pero pro el comentario supongo que el anterior habría sido mucho peor.

Mamá atiende también a la herida en el ojo de Katniss mientras yo termino con el vendaje de Gale. Luego veo que Peeta sostiene un puñado de nieve sobre el rostro de Katniss para bajar su inflamación. 

Los compañeros de Gale, los que colaboraron para traelo nos acercan algunos cubos con más nieve. Luego se despiden y Haymitch les da todas las monedas que tiene en sus bolsillos.

Hazelle llega poco después y se sienta al lado de su hijo y toma una de sus manos.  Gale parece ir recobrando la conciencia ya que emite leves quejidos. Mamá solo ha saludado con la mirada a Hazelle ya que está concentrada preparando otra poción de hierbas. La mezcla con nieve y se prepara para aplicársela a Gale. De pronto mi hermana la increpa diciéndole que eso no iba a ser suficiente.

Mamá trata de tranquilizarla pero Katniss está fuera de sí y le vuelve a gritar.  Gale parece oír los gritos ya que se mueve inquieto. Entonces mamá piden que saquen a mi hermana de la habitación, lo que Haymitch y Peeta se apuran en realizar.

Al rato mamá va a ver a Katniss mientras yo sigo atendiendo a  Gale. Al rato regresa y empieza a preparar un brebaje y comienza a conversar con Hazelle sobre el estado de su hijo. Como ya está tranquilo mientras se prepara un brebaje voy un momento a ver a Katniss.

Ella ya parece tranquila, con su mano con  nieve apoyada sobre la herida. Logro escuchar algo que Peeta le comenta a Haymitch acerca de… huir? Presto más atención porque por un momento creo no haber oído bien. Y la charla me lo confirma, aunque cuando me ven cambian rápidamente de tema. ¿Tan mal están las cosas entonces?

Me quedo un momento con Katniss tomándola de la mano. Al rato mamá me llama ya que hay que darle un brebaje a Gale y ella necesita seguir preparando un ungüento. De pronto suena el timbre. Katniss sale de su habitación como una flecha seguida de Haymitch y Peeta.

Después de un momento de vacilación es Haymitch quien se ofrece a abrir la puerta aunque mamá termina decidiendo abrirla ella y todos la seguimos por el pasillo. Por la actitud creo que todos piensan verse frente a frente con un grupo de agentes de paz, pero se trata de Madge, quien está cubierta de nieve. Antes que nadie pueda decirle nada le extiende a Katniss una cajita que parece de medicinas

--Para tu amigo – le dice a mi hermana, --son de mi madre, me ha dejado que las traiga—agrega, y antes que nadie pueda decirle nada Madge se va corriendo bajo la nieve

Cuando vemos el contenido que resulta ser unas ampollas de un calmante muy poderoso que proviene del capitolio. Se nota que es muy poderosa y efectiva porque n bien mamá le aplica una dosis a Gale él comienza a dormir con un sueño tranquilo.

Peeta, Haymitch y Katniss parecen comentar algo sobre Madge que no alcanzo a oír bien, pero creo que es algo que molestó a Katniss ya que ella corta la conversación diciendo con un tono que denota un profundo malhumor

--Ella es mi amiga—

Luego ayudo a mamá a preparar algo para que todos coman algo. Mamá ofrece a Hazelle una de las habitaciones pero ella prefiere ir a su casa y regresar al día siguiente.

Antes de acostarme voy a ver a Gale. Katniss está a su lado. La veo inquieta, pro momento mira a la pared, se nota que tiene pensamientos que al angustian. Me voy en silencio, triste porque ahora siento que no sé cómo ayudarla.

A la mañana siguiente veo que hay pan fresco sobre la mesa;  cuando voy a la habitación donde esta Gale, veo que Peeta es quién lo está cuidando. Lo saludo y veo que hay una profunda tristeza en su rostro. Luego viene mamá y él la ayuda a mover un poco a Gale con cuidado de no hacerle daño.

Cuando Katniss se levanta Peeta nos dice que necesita ir a su casa. Mientras mamá y yo estamos poniéndole a Gale una capa de nieva mezclada con un ungüento para aliviar las quemaduras. Le da un poco de esa nieve con la mezcla para su rostro. Parece aliviarla mucho.

--¿Por qué no le diste eso antes?—pregunta mi hermana.

--Es que tenía que esperar que la herida cuajase—le explica mamá. Yo se que hay ungüentos que si se aplican cuando la piel exuda pueden provocar que se reseque y eso empeoraría la situación

Hay un momento de silencio hasta que Katniss le dice

--Perdón por gritarte ayer—


Mamá la mira con una sonrisa y como dándole poca importancia al asunto y le dice

--He oído cosas peores. La gente se pone así cuando ve sufrir a alguien que quiere—
Esas palabras hacen que mi hermana de un respingo como si se hubiese acordado de algo.

Se dirige al teléfono. Pienso que hablará con cina o con Madge, pero resulta que se trata de Peeta a quien le pregunta con cierta vacilación si había llegado bien a la casa por la nieve. Peeta vive muy cerca y no creo que por tan poca distancia hubiera podido tener algún problema. Creo que mi hermana se da cuenta de que Peeta puede no estar bien no sólo por la tormenta.

Al otro día la tormenta ha disminuido bastante así que soy yo quien va a ver a Peeta. Me convida con unas tartas recién hechas y  me cuenta brevemente cómo se sucedieron los hechos. De cómo compartía  una caminata con mi hermana hasta la panadería de su padre, luego se encontraron con una multitud y  Gale siendo azotado. Me refiere como se lanzó Katniss sobre el poste de castigo para proteger a Gale y recibió el golpe del nuevo jefe de agentes de paz.

--Haymitch llego primer  y luego yo –noto una culpabilidad en vi voz cuando dice “luego yo”. --Logramos convencer  al agente de que no siguiera golpeándolos--. Luego el tono suave y pausado de su voz adquiere una dureza que lo lleva a apretar sus puños cuando continúa:

--No sé que hubiera hecho si volvía a golpearla—

Lo miro fijamente. Yo sí sé que hubiera hecho. Y por un momento, en medio de todo lo malo que está pasando, mi pensamiento tiene una pequeña chispa de alegría al imaginarme la sonrisa del panadero al poder compartir un momento con Katniss y su hijo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario