lunes, 23 de febrero de 2015

COLITA DE PATO II: LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 11)

Gale va recuperándose poco a poco. Los ungüentos que preparamos con mamá le han sido muy efectivos, aunque el principal alivio hay que otorgárselo a la medicina que Madge le trajo.


Hazelle pasa buena parte del día junto a su hijo, incluso Vick y Rory han venido a acompañarlo en ocasiones.  También Haymitch y Peeta han seguido de cerca sus progresos, aunque Gale no parece sentirse cómodo ante la presencia de ninguno de los dos y más aún ante algunos comentarios que suele hacer Haymitch cuando está más borracho que de costumbre. Varias veces he visto a Peeta darle un codazo para que se calle.


Pero el invierno se torna mas riguroso  y la nieve impide que Hazelle pueda venir, pero creo que debe estar tranquila sabiendo que cuidamos bien a su hijo. Después de unos días Katniss logra llegar  hasta su casa y se entera de que Possy está muy enferma de sarampión. Mamá prepara un remedio para la pequeña y un ungüento para que las manchas no dejen marcas permanentes en su piel.

Soy yo quien se los lleva. Había pasado bastante tiempo desde que fui por última vez a la casa de Gale, y lo que vi me oprimió el corazón, ya que creo estaban en peores condiciones que antes de que mu hermana y Peeta fueran a los juegos. Por suerte había llevado algo de comida también así que al menso eso podría ayudar a Possy a recuperarse más fácil.

Poco después Gale está en condiciones de volver a su casa. Peeta insiste en acompañarnos a Katniss, Hazelle y a mí por si necesitábamos ayuda con Gale. También vino Haymitch y por suerte no hizo ningún comentario que pudiese molestar a Gale.

Cuando pasamos por la plaza nadie dice nada pero se nota lo que sienten, lo que sentimos. Ha cambiado mucho. Está más limpia sí, pero también con varios postes con cuerdas para azotar a la gente. Lo sé bien porque día a día son más las personas  que llegan a casa con heridas de látigo.

La situación empeora día a día. Parece que se hubieran ensañado con este distrito. Incluso el día del paquete provoca desilusiones y en ocasiones alguna chispa de furia que se aplaca rápidamente. La mayoría de los alimentos que envían son en mucha menor cantidad que al principio y gran parte de ellos están echados a perder.

Y lo peor. Una tarde iba hacia la panadería a llevarle algunos quesitos al panadero cuando me crucé con Rory y Vick. Iban hacia la plaza con una caja cada uno pero parecían no querer decirme para qué. De pronto recordé aquella recomendación de Katniss antes de ir a los juegos, cuando se despedía de nosotras.

--¿Vas a pedir teselas?—

      Sus ojos me miran con cierta tristeza. No dice nada pero no hace falta porque ya sé cuál es la respuesta

--Rory—empiezo a decir sin saber bien que palabras utilizar—nosotras…--

     Con infinita dulzura Rory me pone dos dedos sobre mis labios


--Es lo menos que puedo hacer por mi familia Prim—Los ojos se me inundan de lágrimas.

--Oye—me dice en un momento tratando de sonreír—mi hermano pidió teselas y nunca lo eligieron, lo mismo Katniss…--

--y yo tenía una sola y sacaron mi papeleta, Peeta también tenía una sola y…--

--¿Ves? –dice de pronto—entonces esa es la cuestión, hay que tener varias para no ser elegido— No puedo evitar devolverle la sonrisa con que Rory manifiesta esa estúpida lógica porque sé que es para tranquilizarme.

       Lo abrazo con fuerza. Y a Vick. Y trato de borra de mi mente la imagen de Effie sacando una papeleta con el nombre de Rory Hawthorne.

        Poco a poco vamos quedando hasta sin tiempo de pensar en un futuro trágico porque el propio presente no nos deja. Hay veces que no damos abasto porque se suelen producir castigos grupales y nos llegan cuatro o cinco. Se hace muy complicado conseguir medicinas, incluso hierbas para preparar ungüentos, ya que como es pleno invierno escasean mucho y es peligroso adentrase en la pradera para conseguirlas

       Me angustia cuando sólo puedo poner un poco de nieve en las heridas para tratar de aliviarles el sufrimiento. Peeta suele venir muy seguido a nuestra casa trayendo pan o tartas recién horneadas, pero últimamente cada vez que viene trae, además de lo acostumbrado, un par de baldes con nieve porque sabe que seguramente se encontrará con un herido que la necesite.

       Es desesperante también la situación de la familia de Gale, parece que la gente tiene miedo de darle a su madre la ropa para lavar. Ella se dedica a eso desde que su papa murió junto con el mío en ese accidente de la mina.  Tampoco pueden ir a la pradera a cazar ya que seguramente debe tener mucha vigilancia encima. A eso hay que sumarle el estúpido orgullo de Gale que no acepta que Katniss pueda ayudarlos con dinero. Aunque por suerte a Katniss se le ocurrió una idea

      Una mañana regresa a casa luego de haber ido a hablar con Haymitch. Se queja del desorden y la suciedad que había en su casa.

--Alguien tendría que ayudarlo a limpiar—dice mamá.

--Hazelle!!!—grita Katniss de pronto. –Voy a decirle que la contrate—agrega y sale disparada para la casa de Haymitch. Demora bastante en regresar, me daría mucha pena que Haymitch no aceptase, pero finalmente la veo salir de la casa de él con el rostro sonriente y escucho que le dice

--Ahora vamos a avisarle que venga—

        Haymitch ha aceptado contratar a Hazelle para que mantenga el orden en su casa. Eso nos pone realmente feliz porque es un buen trabajo para ella y Gale no va a poder decir nada ya que su madre va a recibir dinero pero no de regalo.

     Cuando llegamos a su casa y se lo decimos la madre de Gale casi se pone a llorar de la emoción y el alivio de lo que eso significa. Gale no tiene buena cara pero no dice nada.

       Al día siguiente Peeta debe ayudar a Hazelle  para empezar a ordenar y limpiar el desastre que es la casa de Haymitch. Es increíble la cantidad de basura que tiene acumulada.  Incuso hemos tenido que darle productos de limpieza que teníamos en casa ya que los que había comprado para iniciar el aseo se le terminaron en un momento.

En poco tiempo la casa de Haymitch cambia completamente de aspecto, ahora sólo necesita mantenerla limpia y ordenada aunque para Hazelle no es poco trabajo, aunque por lo que nos ha dicho Haymitch está un poco más cuidadoso.  Trato siempre de  pasar un momento por su casa cuando está ella para saber  cómo están Gale y sus hermanitos  y algo que puedan necesitar, especialmente alguna medicina. Por suerte Hazelle no es tan terca como Gale y nos da la posibilidad de ayudarla.


Los días pasan, el invierno se hace más duro. Buttercup se la pasa durmiendo junto al fuego, aunque se viene conmigo cada vez que me voy a la cama. Con respecto a Lady Katniss me ha propuesto la idea de que podríamos hacerle tener cría. Me encantaría que ella fuera mamá, lo que sí no me gustaría es vender a los cabritos como ella me dijo que podríamos hacer. Pienso que podríamos tener mucha leche y quesos para ayudar  a todos los que podamos.

En una de esas mañanas veo que Katniss carga bastante comida en un saco. Se coloca un grueso abrigo y no necesita decirme nada para que yo sepa que va a ir a la pradera. No sé si va a verse con Gale pero me doy cuenta que es algo que ella necesita.  Le miento a mamá cuando me pregunta si ví salir a Katniss diciéndole que creo que iba a ver a algunas personas de la Veta.

No sé porque me siento profundamente nerviosa y angustiada a medida que pasan las horas.


Suena el timbre. Y como si fueran una respuesta al miedo desconocido que estaba oprimiendo mi corazón en la puerta hay dos agentes de paz con gesto severo que me informan desean hablar con mi hermana.


2 comentarios:

  1. Hola Lu me encanto el capitulo como siempre,te felicito y espero que nunca abandones Colita de Pato
    Saludos Viole

    ResponderEliminar
  2. Hola Viole!!!! me alegra que te haya gustado!!!! Y esa es mi idea, seguir con COLITA DE PATO hasta el final de la historia!!!!! y mas aún si se puede!!!!!

    ResponderEliminar