martes, 21 de abril de 2015

COLITA DE PATO II: LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 15)

(Incluyo la última imagen como reconocimiento y homenaje a la genial artista autora de ese y otros bellísimos dibujos)


No sé si será porque los hechos nos han tomado más fuertes o por simple resignación pero hemos tomado lo que se nos ha venido encima sin el lamento sea nuestra principal actitud.

Bueno, en realidad Peeta fue quien se lo ha tomado así desde el principio y nos arrastró a todos con esa forma de ver las cosas. Sé que ya el segundo día le tiró todas las botellas de licor a Haymitch, también advirtió a la mujer que le vendía que la denunciaría ante los agentes de paz.


Fue él quien buscó información sobre los juegos anteriores y que empezó a organizar un entrenamiento para prepararse a los juegos a pesar de que aun restan varios meses.

Madge ha venido varias veces. Nos trajo a escondidas periódicos del Capitolio que su padre recibe. Suelen aparecer algunas noticias que parecerían hablar de algunos conflictos como por ejemplo la escasez de ciertos artículos de lujo, pero lo que más nos suele interesar es lo referente a los próximos juegos donde suponen que Katniss vaya con Peeta o Haymitch es una de las favoritas a ganar. Quisiera saber si toda esa gente que aparece tan entusiasmada por estos juegos tomaría alguna vez conciencia del drama que eso significa para muchos.


Yo sé que Katniss desea con toda su alma que Peeta no resulte el elegido para ir a la arena. Sé que ve a Peeta como alguien que llegará a cuidar de mamá y yo si no sobrevive a estos juegos. Peeta tampoco podría sobrevivir viendo a Katniss sin estar él a su lado.

Peeta ha comenzado a pelear en estos nuevos juegos desde el momengo en que Snow leyó la tarjeta, y ha comenzado a defender a mi hermana desde ese preciso instante.

Siento una especial pena por Rue. Miro el retrato de papá donde siempre pongo flores para él y para la pequeña. Su sacrificio permitió que mi hermana regresara… no es justo que haya sido en vano.

Con la motivación de Peeta en muy pocos días los tres comenzaron con el entrenamiento y la preparación para estos nuevos juegos. Sin dudas es Haymitch quien está en peores condiciones físicas. Al principio ni a él ni a Katniss se los notaba con el más mínimo interés por el entrenamiento, pero creo que lo siguieron para acompañar a Peeta.

Mamá comienza por prepararles una dieta especial para que ganen peso y con el entrenamiento puedan sumar masa muscular. Yo les hago masajes y le pongo ungüentos a sus músculos que terminan muy doloridos.

Con todo esto ya no tengo tiempo de preparar quesitos de cabra. Una tarde me sorprendió la llegada del panadero. Traía un gran surtido de pan. Se quedó casi toda la tarde con nosotros, casi sin hablar, pero su presencia creo que nos hizo mucho bien.

Pasada una semana Gale se sumó al entrenamiento. Si bien se lo nota incómodo ante la presencia de Haymitch y Peeta especialmente, les enseña algunas cosas sobre trampas, plantas y todo lo que llega a saber.

En un momento estamos mamá, Katniss, Haymitch, Gale, Peeta y yo. Cada uno abocado a su función, cada uno haciendo lo que más sabe, enseñándole al otro, como… un equipo

Estamos luchando. Van a ir a los juegos, sí. Pero no pierdo las esperanzas. Puede parecer ridículo pero creo que cada uno de nosotros ha encarado este momento considerando ya la posibilidad de volver, de manera diferente a la ve pasada.

Los días van pasando. Llega mayo y la primavera se comienza a abrir paso derritiendo la nieve y mostrando algo de verde. El ocho es el cumpleaños número 17 de Katniss. Peeta le hace una tarta especial, mamá y yo la saludamos y abrazamos si aun es posible darle más abrazos. Gale también la saluda pero se lo nota profundamente apenado.

Y el 27 es el mío. Cumpliré trece años. Podría ni siquiera haber llegado a ellos si Katniss no hubiese ido a los juegos por mí.

Mamá y Katniss me saludaron bien temprano y me regalaron una ropa muy bonita. Buttercup parecía querer participar ya iba y venía a mi lado refregándose en mis piernas y maullando dulcemente.

Gale también pasó un momento a saludarme pero no se quedó aunque sí lo hicieron sus hermanos. Y llegó Peeta.

Se apareció con una hermosa torta con un glaceado color verde y adornado con varias prímulas.

Parecían tan reales que en un principio pensé que había adornado la tarta con flores naturales, pero al tomar una para quitarla y poder cortar la torta se me hizo pedazos en la mano. Estaban hechas de glaceado y caramelo, pero con tanta perfección que era imposible distinguirlas de las naturales.

--Es bellísima Peeta—le digo abrazándolo

--Está hermosa Peeta, de verdad—agrega mi hermana sonriéndole.

Los hermanos de Gale miraban todo con los ojos abiertos como platos.

--Bueno en realidad fue idea de mi papá—dice Peeta

--¿De tú papá?—le pregunto sintiéndome profundamente emocionada.

--Sí—dice Peeta sin dejar de sonreír. Estaba caminando con él cerca de la pradera y había varias prímulas que recién estaban floreciendo. Hablábamos de panes y tortas y de pronto papá exclama:

--Ojalá me lleve pronto los quesitos, tengo varias tartas encargadas—

--Yo lo miré extrañado—continúa Peeta –pero él continúa dice:

--Prim, la hermanita de Katniss, es que ví las prímulas y me acordé de ella— cuenta que le respondió su padre.

Peeta continúa: --eso me dio la idea para adornar tu torta de cumpleaños, ver las prímulas es verte a ti-- concluye

Hago un esfuerzo por contener las lágrimas de emoción que estaban llegando a mis ojos.

Mamá también se la nota muy emocionada.

--Tu padre me trajo un ramo de prímulas cuando tú recién habías nacido. Eran increíblemente blancas y hermosas. Así que decidimos ponerte ese nombre— nos cuenta mamá.

Creo que un profundo clima de emoción nos embarga a todos sumado a que Vick dice:

--Qué lindo es ver una flor y acordarse de una persona, ¿verdad?—

Por suerte Haymitch empieza con algunos comentarios algo locos y permite que las emociones no nos embarguen más todavía.

Cuando Peeta se va lo abrazo con todas mis fuerzas. Katniss lo acompaña hasta la puerta.

--Gracias Peeta—dice dándole un suave abrazo—gracias por Prim.

--Me alegro de haberle hecho pasar un bonito día—le responde

Creo que hay muchas cosas que quieren decirse, pero sólo se quedan en silencio, mirándose

Hemos pasado cosas terribles, y seguramente son aún mucho peores las que nos esperan. Pero hoy por un momento a pesar de todo, hemos sido felices.

Me angustia pensar que pueda haber sido el último cumpleaños que pasarán conmigo. O podría ser este mi último cumpleaños. Pero Peeta me ha hecho sentir tan feliz por un momento… como cuando Lady llego a esta casa.

Me voy a la cama pensando, por instantes,  con una inmensa feliz que las personas que quiero puedan pensar en mí viendo una flor tan hermosa, como dijo el hermano de Gale.

Sí. Puede ser nuestro último momento de felicidad. Pero cuando esos pensamientos vienen a mi mente, llegan las imágenes de Rue y de papá.

Sé lo que quieren decirme. Que no hay que perder el tiempo en lamentaciones.


Porque es tiempo de luchar.


5 comentarios:

  1. Nooooo! Que hermoso capítulo!
    Me encanto :)

    ResponderEliminar
  2. Lu, cada vez son mas lindos te felicito
    subiii pronto por favor

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a los dos!!! ( si es la misma persona unas gracias dobles!!!) .. muchas gracias pro leer la historia y que Prim esté siempre presente!!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Luuuu!!!!
    Como siempre tus capitulos me sacan una sonrisa y me emocionan...de verdad muchas gracias por escribir,con vos estoy conociendo mas a Prim
    Te quiero Viole
    PD:No se si te lo habia dicho pero soy de Bs As Capital Federal

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Viole!!!!! saber que el relato te hace conocer a Prim me da una profunda alegria por que esa es mi principal intencion!!!!!! un beso grande!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar