martes, 26 de enero de 2016

COLITA DE PATO II: LA CHISPA DE RUE EN EL CORAZÓN DE PRIM (Capítulo 29)


Me duermo casi de inmediato abrazada a Buttercup. Empiezo con un bonito sueño que de pronto pasa a ser una pesadilla. Me despierto y vuelvo a dormir varias veces hasta que en un punto no sé cuál es el sueño y cuál la realidad. El cuerpo cálido u amistoso de mi adorado gato siempre permanece a mi lado, y en sueño, realidad o pesadilla me hace sentir que no estoy sola.

Aún es de madrugada cuando me levanto para ir a la sala. Gale sigue en casa y mamá se ha dormido en el sillón. Entro casi sin hacer ruido. Gale esboza una breve sonrisa al verme. No necesito nada más para saber que no se han producido novedades importantes.

En la pantalla van mostrando varias escenas de los tributos sobrevivientes. Brutus y Ennobaria por un lado, el duerme mientras que la mujer vigila. Parecen estar bastante lejos de Katniss y los demás. Chaff está bastante cerca de ellos. Ahora, solitario, está echado contra un tronco pero sin dormir. Parece estar siguiendo a los tributos del distrito dos pero no parece que sea para entablar una alianza. Daría la impresión de que los estuviera vigilando… ¿pero para qué?.

En otro lado, Johanna , Beete y Katniss duermen mientras Peeta y Finnick vigilan. Los comentaristas hacen más referencias a los juegos anteriores que a éstos mismos. No mencionan esta alianza entre tributos que no parecen tener intenciones de romperla. Tal vez Johanna parezca la más belicosa pero no dejan de resonar en mi mente de qué manera trato de tranquilizar a mi hermana cuando Katniss estaba angustiada pensando que podrían estar haciéndome daño.

Mi hermana parece dormir tranquila. La cámara se detiene un momento sobre ella. Parece hacer pequeños movimientos casi imperceptibles como cuando está soñando. Sus labios intentan formar una pequeña sonrisa. Pienso y siento alivio de que pueda tener al menos un bonito sueño que al menos pueda por unos instantes llevarla lejos de toda esta pesadilla.


Ahora la atención está enfocada en Peeta y Finnick que están haciendo guardia. Permanecen en silencio, parece que cada uno en sus pensamientos. En un momento sus miradas se cruzan y es Peeta quien inicia la charla:

--Creo que nunca te agradecí por haberme salvado la vida—

Finnick lo mira con cierta sorpresa.

--Sólo conozco esa técnica de resucitación. En mi distrito la solemos usar mucho—

Peeta lo mira. Creo que se refería a otra cosa y me lo confirma cuando dice:

--Entonces te lo agradezco dos veces porque no tome conciencia de cómo me habían recuperado. Esa vez y cuando desviaste el cuchillo que me tiraron y recibiste una herida por eso—

Finnick se encoge de hombros como no dándole importancia.

Luego de un silencio Peeta continúa:

--También el hecho de cargarme con la niebla—Calla un momento y luego lo mira fijamente y le dice:

--Deberías haber salvado a Mags. Ella era de tu distrito. Y tomó el lugar de tu … Annie—

El tributo del distrito cuatro parece no saber qué decir pero sin duda las palabras de Peeta le han llegado y se nota que está incómodo y conmovido por  la situación.

--Y la chica del seis—mira el cielo y suspira –Ni siquiera llegué a conocer su nombre y se sacrificó por mí. Es extraño, parecía como si hubiera estado cerca como atenta a cualquier cosa que pudiera pasarme…--

--Somos aliados—se limita a decir Finnick tras un momento.

Peeta mueve la cabeza como si eso no lo convenciera del todo. –No sé, lo veo diferente a otras alianzas, es como si nos protegieran especialmente a nosotros—

--Nunca había entrado en los juegos una chica embarazada—dice de pronto Finnick

Peeta lo mira fijamente. Intenta decir algo pero calla.

--Sí, eso debe ser— suspira.

--En fin… me gustaría poder agradecértelo en otra circunstancia, pero tal vez en un momento tengamos que… que…--

--No siempre la solución tiene que ser la muerte—le dice Finnick mirándolo fijamente.

Hay cierta sorpresa en los ojos de Peeta. Y termina diciéndole.

--Quiero que Katniss regrese con su familia. Que sobreviva. …Y que tenga a nuestro hijo—dice esto último luego de unos segundos como si se hubiera olvidado. –Pero no sabes cuánto deseo que puedas regresar con Annie—le dice finalmente.

Las palabras de Peeta se nota que han conmovido a Finnick. Intenta decir algo, tal vez darle un abrazo, pero se limita a palmearle el brazo. Pero no puede ocultar el brillo que aparece de pronto en sus ojos color del mar.

Pasan algunos momentos repitiendo imágenes y realizando comentarios intrascendentes. Mamá se despierta y prepara algo para tomar. Al rato Gale regresa a su casa. Nos abrazamos al despedirnos.

Mamá y yo nos quedamos frente a la tele. Cuando el sol empieza a salir voy a ordeñar a Lady. Me demuestra un entusiasmo más intenso de lo habitual al verme. Buttercup se restriega una y otra vez entre sus patas y ella le responde con suaves lamidas como si le agradeciera su atención. Pienso en preparar quesitos con parte de esa leche para llevarle al panadero.

Cuando regreso a casa Katniss parece despertar sonriente, algo sorprendida mirando alrededor hasta que parece caer en la cuenta de la situación y ahí su rostro parece cambiar.
Minutos después que todos despierten y como si ese momento fuera el esperado llega un paracaídas. Es una nueva dotación de pan. Finnick y Beete parecen muy interesados en revisarlo y contarlos. Parece ser la misma cantidad que la vez anterior. En un momento me parece ver una imperceptible señal de Finnick a Johanna.

Comen tranquilamente y en silencio,

En un momento Katniss aparta  Peeta diciendo en voz alta:

--Ven, te voy a enseñar a nadar—Me sorprende un poco esa ocurrencia de Katniss igual que a sus compañeros, sin embargo nadie dice nada aunque no les apartan la mirada mientras se alejan un poco hacia el agua.

Mi hermana empieza a enseñarle algunos movimientos con las manos y los pies así que el resto vuelve a prestar atención a sus cosas.

Peeta y Katniss parecen divertidos hasta que en un momento Katniss se pone seria y le dice a Peeta en vos baja

--Peeta ya quedamos ocho. Creo que es hora de que nos vayamos—

Estas palabras me sorprenden lo mismo que a Peeta. Él piensa un momento y finalmente le propone quedarse hasta que los tributos del dos hayan muerto. Refuerza su opinión con el hecho de que cree que Beete tiene preparada una trampa para ellos.

Creo que sin duda a Peeta le han quedado presentes las palabras de Finnick en la charla que tuvieron.

Yo también me pregunto qué pasaría si los cinco se negaran llegado el momento a romper la alianza, a pretender continuar con esa alianza más allá de los juegos.

¿Y si vuelven a poner en juego la decisión del Capitolio? Tal vez pensando en la antipatía que han generado estos juegos.


No. No deben romper la alianza ahora. Tienen que seguir juntos—dice mamá con cierta desesperación en su voz.


Finnick, Beeta y Johanna intercambian miradas y también gestos indisimulables. Miran una y otra vez hacia Peeta y Katniss. Me asusta pensar que puedan sospechar algo y los ataquen de pronto. Sin embargo, puede parecer confuso o extraño pero en algún punto nada puede llegar a convencerme de que puedan atacar a Katniss y a Peeta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario